David Díaz (cadete): “Me gustaría algún día ir a un campeonato nacional con mi equipo”

David Díaz (cadete): “Me gustaría algún día ir a un campeonato nacional con mi equipo”

Siguiendo con las entrevistas a diferentes jugadores de nuestra Escuela, hoy le toca el turno al equipo cadete que compite en la liga autonómica y en este caso a su jugador David Díaz con el que mantuvimos la siguiente conversación para conocer un poco más sobre su equipo y de él como persona tanto en su vida privada como en la deportiva.

 

¿Cómo te definirías?

Me considero un chaval trabajador, bastante competitivo y muy exigente conmigo mismo.

¿Qué aficiones tienes?

Mis aficiones principales están relacionadas con el deporte en general sobre todo con el fútbol sala y el fútbol. También me gusta ir con los amigos a tomar algo, al cine y a ver el CD Lugo, además de ir al Club Fluvial durante el verano. Otra de mis aficiones es ir a esquiar.

¿Qué tiempo le dedicas a practicar deporte y como te interesaste por el fútbol sala?

Entrenamos tres días a la semana y jugamos el partido del fin de semana. De vez en cuando voy a correr, hasta hace un año también participaba en el “Corre Con Nós” en el que gané alguna carrera. Empecé a jugar al fútbol sala con seis años y me apunté principalmente para divertirme con los amigos, cada vez me fue gustando más hasta hoy que aquí sigo.

¿Cuál es el jugador de fútbol sala que más admiras y por qué?

Mario Rivillos (FC Barcelona) porque me parece un jugador muy luchador, bastante rápido y con muy buen disparo exterior. Es sin duda un jugador que puede decidir un partido.

¿Dentro de tu vida futura cuáles son tus aspiraciones en el deporte?

Me gustaría seguir jugando al fútbol sala muchos años y continuar formándome. Disfruto practicando este deporte y mientras pueda seguir, lo haré.

¿Si no hubieses decidido practicar fútbol sala que otro deporte elegirías?

Seguramente hubiera escogido el fútbol porque soy más de deportes de equipo, es el que más se parece al fútbol sala y además tengo bastantes amigos que practican este deporte.

¿Qué consejo darías a los más pequeños?

Les diría que disfruten en cada entrenamiento y en cada partido, que intenten aprender lo máximo posible y que no tengan miedo a cometer errores porque todos los tenemos y así es como realmente se aprende.

¿En los estudios…?

Hasta ahora muy bien.

Además del deporte, ¿Qué planes tienes para tu futuro?

Todavía no tengo muy claro lo que voy a hacer al terminar BAC. Lo que sí sé es que voy a ir por números y de ahí escogería una rama que tuviera salida en ese momento.

¿Algo que te gustaría hacer y aún no has hecho?

Me gustaría algún día ir a un campeonato nacional con mi equipo.

¿Qué harías para ganar un partido?

Haría cualquier cosa que estuviera a mi alcance y de hecho ya jugué la final de un campeonato gallego con una muñeca rota (risas).

¿Cuál es la posición más importante dentro de una cancha de fútbol sala?

La verdad es que todas las posiciones son igual de importantes, pero si me tengo que quedar con una sería la de portero, porque es el puesto de mayor responsabilidad y en la que todo el mundo se fija cuando se cometen errores.

¿Cómo ves a tu equipo esta temporada?

Bastante bien, sinceramente. Es cierto que somos algo irregulares porque como dice nuestro entrenador Dani, “si no luchamos no le ganamos a nadie”, pero cada vez veo mejor al equipo. También es cierto que al principio de la temporada nos costó un poco adaptarnos porque somos jugadores de primer y segundo año, pero somos un equipo unido, conocemos las cualidades de cada uno y si seguimos así haremos una buena temporada.

¿Cuál es el objetivo?

Me gustaría, creo que el equipo piensa lo mismo, clasificarnos para el campeonato gallego y ahí luchar hasta el final.

¿Cómo te encuentras tu a nivel personal?

Realmente ha sido un comienzo de temporada complicado porque me lesioné en plena pretemporada y me costó un poco coger el ritmo del equipo. Pero a día de hoy me encuentro tanto en el aspecto físico como mental muy bien.

¿Cómo valoras a tu entrenador?

La verdad es que le estoy muy agradecido a Dani. Desde que me empezó a entrenar hace tres años ha confiado mucho en mí y siempre me ha dicho las cosas en las que debo mejorar. En momentos en los que estaba un poco de bajón siempre estuvo ahí para animarme. Vive los partidos con mucha intensidad y eso lo transmite al resto del equipo para que no nos relajemos. Creo que conoce perfectamente las capacidades y los puntos débiles de cada uno.

 

Despacito, pasito a pasito

forma parte de nuestra familia