Kini: “Es muy importante la comunicación con el jugador”

Kini: “Es muy importante la comunicación con el jugador”

Esta semana en nuestra entrevista hablamos con otro de los entrenadores de la Escuela, Joaquín Martínez ´Kini´, que dirige al Keeper Galicia cadete de liga autonómica así como al Adrián Salgado alevín.

¿Por qué elegiste ser entrenador?

Llevo desde pequeñito la sangre del fútbol y del fútbol sala en el cuerpo y a medida que fue pasando mi carrera deportiva como jugador, año tras año me fijaba siempre en el entrenador que tenía y pensaba por dentro: “A mí de mayor me gustaría hacer lo que está haciendo mi entrenador” y así fue, a medida que te vas haciendo adulto, aprendes de uno, aprendes de otro y hubo un momento que llegó la oportunidad de ser entrenador y le di para adelante sin pensarlo ni un momento. A medida que fueron pasando los años, como jugador tuve varias lesiones de rodilla y ya fue lo que me impulsó de todo para poder disfrutar de este deporte, ya que no podía ser desde dentro pues serlo desde fuera.

¿Qué consejo darías a los jóvenes deportistas para entenderse mejor con su entrenador?

Que respeten siempre al máximo, que sepan diferenciar cuando estás de entrenador y cuando estás como amigo (que sepan que eres uno más), que tengan la confianza suficiente para decirte cualquier cosa, tanto deportiva como personal, no quita de que nosotros convivimos muchas horas a las semanas con ellos y los podemos ayudar en muchas cosas.

¿Cómo se preparan los partidos desde el punto de vista de un entrenador?

Los entrenadores no todos somos iguales. A mí personalmente me gusta dentro de lo posible analizar al rival que te toca el fin de semana y corregir en los entrenamientos los errores que se cometieron en el fin de semana pasado y lo que se puede mejorar. Siempre me gusta darle la máxima información a mis jugadores de lo que hace el equipo rival para que tengan una orientación y saber con lo que se pueden encontrar en la pista, pero nunca dejar de lado la manera de jugar de tu equipo. Saber todo lo máximo del equipo rival pero después centrarte siempre en tu equipo y en lo que puede mejorar tu equipo, con unos jugadores, con otros y el daño que puedes hacer al contrario con lo que tú tienes.

¿Y cómo se motiva a un jugador?

Hay todo tipo de jugadores, unos más abiertos que otros, unos que te preguntan cosas y otros que se guardan todo, entonces ahí es donde tenemos que actuar los entrenadores. Yo de la manera que los motivo es preguntándoles cosas: como se encuentran, que tal están anímicamente, si están contentos con el trabajo que se hace, si aprenden, si están agusto en el equipo… Intento tenerlos de mi mano tanto en lo deportivo como en lo personal y darles la confianza que necesitan para dar lo mejor de sí y tu según lo que te van diciendo y contando pues puedes actuar de formas distintas con ellos. Cuanto más hables con ellos y cuantas más cosas les das sacado mucho mejor para el equipo y para todos. En función de eso, tú tienes todo lo que necesitas para poder motivarlos y saber por dónde tirar.

¿Cuál crees que debe ser la virtud más importante en un entrenador?

Es muy importante la comunicación con el jugador y el respeto hacia ellos. La misma exigencia que les pones tu de respeto hacia el entrenador, tenerla el entrenador hacia ellos, esto todo y nunca olvidándose de formar, enseñar y transmitir de la mejor manera posible a todos tus jugadores/as.

¿Tienes alguna manía antes de los partidos?

Si, una de ellas entrar con el pié derecho siempre a la pista, santiguarme tres veces, sentarme en el banquillo y justo antes de empezar levantarme… Tengo varias (risas).

¿Cuál es el objetivo del equipo esta temporada?

Esta temporada estoy compartiendo entrenamientos con prebenjamines (donde siempre aprendes cosas, aportas y ayudas) y después dirijo al alevín-1 y al cadete de liga gallega.

En el alevín el objetivo que nos planteamos fue obviamente trabajar para conseguir nuevas cosas para la temporada siguiente, dado que van a ser alevines de segundo año y se les tiene que formar lo mejor posible para que el año siguiente tengan una buena base para seguir creciendo.

En el cadete de liga gallega, el objetivo que nos planteamos es más de lo mismo que los alevines obviamente salvando las distancias. En este club, antes de nada, siempre se intenta seguir formando jugadores de la mejor manera posible y que sigan creciendo. Unos pegan un salto importante para juveniles y otros se quedan en cadetes de segundo año, donde la formación es la base para que sigan mejorando. Una vez realizado todo esto, en la liga, siempre nos marcamos el objetivo de hacer bien las cosas, mejorar semana a semana y con respecto a la clasificación, quedar lo más arriba posible.  

¿A éstas alturas de la competición, como ves la clasificación, los demás rivales y en nivel de la liga?

En el alevín 1 el nivel de la liga es competitivo, siempre hay que equipos en los cuales unos están mejor, otros por el camino de seguir mejorando y nosotros siendo todo el grupo de primer año pues la verdad es que no hay queja ninguna. Los jugadores avanzan día a día y compiten contra jugadores de segundo año que eso realmente les vale de mucho porque el esfuerzo que tiene que hacer es mucho mayor. Por lo tanto, el nivel de la liga es bueno y ahora nosotros nos encontramos en tercera.

En el cadete de liga gallega nos encontramos en el sexto puesto de la clasificación en donde después de ver toda la primera vuelta tengo que decir que es una liga muy competitiva y cualquier rival como no estés concentrado y juegues al mismo nivel todos los partidos, pues te pueden hacer daño.  

A nivel institucional ¿Qué crees que le falta al fútbol sala para que sea un deporte de masas?

Para mi forma de verlo, falta que los jugadores confíen más en el fútbol sala y así cada vez habrá más equipos y se pueda vivir mucho más ambiente en los pabellones. No cabe la menor duda de que falta un equipo referente hoy en día aquí en Lugo y eso hace que también no haya tanto ambiente como había antes hace años que si que había equipos referentes en División de Honor. Lugo sala por ejemplo está trabajando para ello y haber si así se vuelve a recuperar algo que había antes y para nosotros que nos gusta esto sería muy importante. Lo que si noto de falta es una ciudad deportiva de fútbol sala, aunque igual sería mucho pedir, pero lo que si hace falta son más pistas donde poder trabajar para este deporte y que todos disfrutemos un poquito más de él.

Un futuro hecho realidad

forma parte de nuestra familia