Javier García (alevín): “Nos gustaría ganar la segunda división”

Javier García (alevín): “Nos gustaría ganar la segunda división”

Esta semana en nuestra entrevista hablamos con el capitán del equipo Adrián Salgado alevín: Javier García.

¿Cómo te definirías?

Como persona soy un niño que ama el fútbol sala, súper inquieto y con muchas ganas de aprender. Como jugador, un ala versátil bastante rápido que intenta darlo todo por el equipo.

¿Qué aficiones tienes?

Ante todo, me gusta el fútbol sala, pero me gusta en general practicar cualquier deporte. También me gusta mucho leer y devoro cualquier libro de fútbol.

¿Qué tiempo practicas deporte y como te interesaste por el fútbol sala?

Entreno dos días a la semana con el equipo y otros dos días voy a atletismo, pero aprovecho cualquier momento para hacer deporte, jugar al baloncesto o andar en bicicleta.

Siempre me gustó mucho el fútbol sala, empecé en Lugo Sala con 6 años porque mi madre prefería que jugase en el pabellón y que no me mojase jugando fuera y este es mi quinto año en la escuela.

¿Cuál es el jugador de fútbol sala que más admiras?

Ricardinho del Inter Movistar, porque aparte de marcar goles, regatea y asiste muy bien, pero sobre todo ayuda al equipo.

¿Cómo llevas los estudios?

Por ahora muy bien, porque aún voy en 5º y no tengo ningún problema en compaginar el deporte con los estudios. Intento repasar todos los días un poco lo que hemos dado en clase y así, aunque haya exámenes al día siguiente no tengo que dedicarle mucho tiempo.

Además del deporte, ¿qué planes tienes para tu futuro?

Ante todo estudiar porque es lo más importante y como dice el lema de esta Escuela: “pasito a pasito”. Aprendiendo cada día un poco.

¿Cómo ves a tu equipo esta temporada?

Regular, tenemos muchísimas cosas en las que mejorar.

¿Qué objetivo queréis alcanzar?

Nos gustaría ganar la segunda división.

¿Qué valoración haces de tu entrenador?

Este año mi entrenador es Kini y tiene mucha paciencia con nosotros. Siempre nos dice que hay que competir con intensidad y nos enseña que en los partidos difíciles el que gana es el que menos errores comete.

Un futuro hecho realidad

forma parte de nuestra familia